D.Pablo Álvarez al mando del Grupo Tempos Vega Sicilia, ayer, el 2 de febrero de 2016, en Madrid

Pues un año más, el jefe se ha puesto tras las mesas para ayudar a los comerciales a servir sus vinos. El Servicio, esa cuña emblemática del Sumiller ha sido transmitida por Pablo Álvarez, no solo a los empleados de la marca, a todos los que fuimos invitados a conocer sus nuevos vinos.

La cata del Grupo Tempos Vega Sicilia, tuvo lugar ayer martes 2 de febrero de 2016, en el Espacio KinBlue, de la calle Velázquez, 80 de Madrid. La Asociación Madrileña de Sumilleres divulgó este acto para sus Asociados profesionales.

El Evento

Tempos Vega Sicilia nos acerca cada año la Bodega a Madrid. Es una cata singular, original, poco utilizada, incluso arriesgada, ya que es la consecuencia de meter el cazo en las  barricas, en los depósitos tranquilos de algún vino en tiempo de ensamblaje, en el depósito definitivo para el embotellado, y otros, de las botellas de crianza.

Son vinos destinados a comercializar durante todo el 2016. Si  la semana próxima tienen decidido sacar el Alión 2013, el próximo no sale hasta después de semana santa, y otros para final de año. Es decir, estamos catando vinos en su mayoría con meses por delante de botella.

Es una pregunta que teníamos que haber realizado en la cata de hoy, el tiempo de embotellado de cada referencia. Puestos a ponernos en el lugar del consumidor del futuro, ¿en qué fecha tenéis previsto ponerlo en el mercado?. Es decir, el tiempo completo de botella.

El tipo de encuentro y cata daba lugar a ello, pero no está de más que en la próxima edición, en un sencillo folio, se anticipen estas fechas, se aporte algún dato técnico de cada vino, tipo de añada, y algo más que tanto nos gusta para el encuentro con el vino que nos ofrecen.

Pablo Álvarez, Consejero Delegado de Tempos Vega Sicilia, ha contado varias veces que el anterior propietario de Vega Sicilia, Jesús Anadón, con una copa de vino de la mano le dijo:

“No sé lo que pasa aquí, pero aquí pasa algo que hace los vinos diferentes”.

Interpreta que es una definición sobria, pero acertada. Un suelo admirado internacionalmente, una planta afortunada, una uva incomparable. “Lo más importante es la planta. Si se pudiera separar, cada cepa daría un vino diferente, por eso esta bodega mima sus viñas”.

En 2016 va a hacer 30 años desde que comenzara a trabajar en la bodega como director. Con aspecto afable y tranquilo, continúa potenciando la comercialización, la exportación, generando sinergia y llevando el marketing de la marca por todo el mundo, de cada año destina cuatro meses para viajar fuera de España.

Otros significativos prestigios que le acreditan: Impulsor de la DO.Ribera del Duero y las Primeras y Mejores Familias del Vino en el mundo, conocidas en latín como “PFV” u Organización Primum Familiae Vini. Solo lo forman doce bodegas, de España solo la acompaña Bodegas Torres. Auténticas y reconocidas internacionalmente como grandes “Marcas España”, reputación de un vino de calidad, representativo de una región de prestigio y singular, y de una bodega familiar y con solera.

Nos presentó a Gonzalo Iturriaga de Juan como nuevo director técnico de Tempos Vega Sicilia, está confiado en que Gonzalo va a subir el listón de calidad y prestigio de la marca. La renovación de la sangre también es para los negocios.

Gonzalo Iturriaga nos contó que esta primera vendimia ha sido una experiencia inolvidable. Fue muy bien acogido, enseguida vió que contaba con un grupo de personas muy especializadas, profesionales y trabajadoras, lo que más le gustó fue el sentido de equipo que transmitían, no hay lugar a compatibilidades, funciones y tareas estancas.

De esta cosecha esta pletórico por la calidad del vino ya elaborado. Al preguntarle por el riesgo de la longevidad al haber entrado una uva tan madura y sana, dice que también tenía vigor, que la calidad de esta uva no tiene referencias y que ya veremos en sesenta años. Así apunta. ¿Subirá un poquito la presencia de madera americana a sus vinos?. 

La impresión de la cata:

Alión 2013 un vino ribereño de corte atlántico. Joven, frutal, con recuerdos vegetales, buen trabajo para someter sus taninos e intentar equilibrar un vino caro en una mala cosecha. Esta para no dejar rastro en boca de un asado.

Macán 2012. El clásico me dijeron que tiene menos madera nueva. El dorado esta más domado, riqueza tánica de año cálido y seco, casi equilibrado, un tipo de corbata casi elegante, pero que le falta continuar en esa linea algún año más. A mi me gustó el vigoroso y pecho descubierto del «Clásico», hereda el olor a buen depósito, creo que tendrá más recorrido, por lo menos, distinto.

Pintia 2011. El año de numerosas y altas puntuaciones que la guía Peñín otorgó a esta Denominación de Origen. Tiene mucho trabajo en domar una uva que da vinos corpulentos, tiene frescura, le falta esa fruta densa de otros vinos toristas de primera división, si, tiene esa rica y hogareña hojarasca, sus hierbas perfumadas o aromáticas…No tiene la elegancia y doma de su vecino Numanthia, ni la corpulencia del Victorino. No se como decirlo, me recordó a la nueva línea de los Maurodos.

El Reserva Especial de añadas «1996-1998-2002». El cielo del período Xavier Ausas López de Castro. Mi amigo y gran catador Esteban Celemín, me dijo que le recordaba un vino manzanilla que cató el verano pasado, después de andar ligero una calurosa tarde durante quince minutos, aún le sabía la boca al jodío vino. Pues de eso hablamos, de la longevidad, persistencia, eternidad de sabores, matices y recuerdos en boca. Cosas de un vino muy grande, no tenía esa sedosidad o aterciopelado que daba Mariano García, quizá por mayor presencia de madera americana, pero no la echábamos en falta, finura, viveza, aromático de esencias conjugadas, complejidad de matices. Este si que le ha salido la perfección del corte varonil «British», como decía Xavier en la célebre cata de la UEC en 2013:

«El Único tiene un carácter muy elegante, muy tenso, muy directo, yo lo llamo british por que también es muy formal, muy de corbata, pero de gran calzado. Valbuena debe ser esa versión juvenil, lo que en Francia se llama “decontracté”, es la misma persona, el mismo estilo pero al que le has quitado la corbata y sigue teniendo ese “deje” elegante que siempre debe tener Vega Sicilia, pero es una versión para Valbuena mas accesible, mas fácil, mucho mas directo, mucho mas explosivo, eso es lo que debe de cumplir Valbuena. Es si queréis, el entrenamiento para comprender algo difícil, por que Único puede ser de todo, menos fácil. Entonces, Valbuena es el entrenamiento para intentar comprender este terruño que es muy reflejo de la región, región de gente austera, es un poco reflejo de esto».

Recordamos que los Únicos de las cosechas 1998 y sobre todo 2002 fueron «un milagro» en palabras de Xavier, de carácter muy atlántico, pero de un gran acierto de viticultura, se unen a una excelente cosecha y Único 1996.

Único 2008 apunta a otro gran personaje «British», pero la botella en su cama dará testimonio.

Valbuena 2011 ya tiene ese carácter joven “decontracté”, no solo de resultón, de icono, un vinazo. Pero es una pena comprar una botella y beberla ahora, comprobarlo pasado unos años. Añado que la revista Planeta Vino en su número 65 de 2016, Proensa le califica con 100p.

En Madrid, a tres de febrero de 2016.