Esta Bodega que vamos a tener el viernes  7 de mayo en nuestras instalaciones no es una cava cualquiera.

Tiene varias particularidades que la hacen única y en ellas vamos a incidir.

– Existen documentos que atestiguan la existencia de la familia Mestres como agricultores, propietarios de viñedo y negociantes de vinos y cereales  a principio del siglo XIV

Veintinueve generaciones que han dejado rastros mediante pergaminos y documentos fechados en  1312, 1591, 1607, 1832, 1901… constatando la historia de esta familia.

– Alguna bodega llegó a tener largas crianzas porque los franceses, durante la plaga de la filoxera  les compraban los cavas con años que tenían sin vender en sus bodegas.  La familia Mestres, desde el primer vino espumoso que sacó al mercado en 1928, ha tenido siempre claro que los años en rima mejoran notablemente la calidad del producto final. Esta norma de la Casa continúa ininterrumpidamente hasta la actualidad.

– Aunque parezca relativamente reciente, ya en 1948, Caves Mestres comercializó el primer “Brut Nature” de la D.O. Cava y registró esta denominación en la Oficina de Patentes y Marcas. Son los padres del Cava Brut Nature

– En los años 50 del siglo XX fueron los precursores que usaron la palaba cava refiriéndose a sus methode champenoise y en 1960 ya aparece en sus botellas.

 

Como resumen, una bodega y unos cavas singulares que disfrutaremos el próximo viernes 10