Las actividad que tenemos prevista para el dia 16  de Febrero tendrá lugar a las 17:30 horas, en el Aula de Sumilleres del Instituto de Formación Empresarial (I.F.E.) de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, calle Pedro Salinas nº 11,, 28033 Madrid, y el la siguiente:

 

Bodegas Peique es una bodega familiar en El Bierzo. La historia del apellido Peique nació en Valtuille de Abajo, un pueblo de no más de doscientos vecinos donde las anécdotas en torno al vino eran constantes en cada casa y a través de palabras y trabajo conformaron el espíritu de esta familia. Fue en 1999 cuando las tres generaciones de la familia Peique nos unimos en una aventura empresarial y desarrollamos el proyecto de una Bodega en el pueblo que nos vio nacer y criarnos entre viñas y barricas. Surgió de este modo Bodegas Peique, un compromiso sostenible con la vida, un nexo entre el vino y la familia.

La mayoría de las viñas que cultivamos se sitúan en laderas, ya que antiguamente se dejaban las tierras menos fértiles para viñedo. La densidad media de plantación es de 4.500 cepas por hectárea, la misma que nuestro abuelo Ramón Valle dispuso al labrar la tierra con aperos de tracción animal, aprovechando al máximo la superficie de tierra cultivable. La extensión del viñedo es de 20 hectáreas, propias o de vecinos que, por no poder ocuparse de ellas, nos ceden su cuidado y laboreo. El viñedo está repartido en diversas parcelas de entre 0,2 y 1 hectárea, plantadas en vaso, en el municipio de Valtuille de Abajo. Trabajamos manualmente y con esmero la tierra buscando un intercambio mutuo de emociones. La tierra siempre te muestra su lado más duro y exigente, y es su condición más extrema la que aporta mejores características a la viña: mineralidad, carácter, nobleza, lo cual se transmite a cada vino; el origen como factor imborrable y decisivo. Así mismo, también contamos con uva procedente de viñedos de otros viticultores que tratamos como propios, asesorando y supervisando su desarrollo todo el año, manteniendo un contacto continuo con los viticultores, creando así un nexo estable y duradero con las personas en el tiempo.

Nuestros abuelos plantaron el viñedo entre 1930 y 1950 como se abordaban los proyectos por entonces. Se guiaron por su instinto y ubicaron las cepas entre 450 y 600 metros de altitud, lo que minimiza el riesgo de heladas tardías. La influencia de un clima atlántico parcialmente continental, suave y templado, con un pluviometría mínima en verano y abundante en invierno, contribuye a que el ciclo de la vid y la maduración de la uva se produzcan de un modo óptimo. En cada finca realizamos todos los trabajos con la misma exigencia durante todo el año, indistintamente de que la uva resultante se destine a vinos con mayor o menor longevidad. Vendimiamos y vinificamos por pagos, en función de la maduración y evolución del viñedo.

La variedad mayoritaria de nuestro viñedo es la Mencía, que compone el 98% de los vinos tintos que la familia Peique ha elaborado desde hace tres generaciones. También elaboramos un 2% de Godello, que compramos en una de las mejores zonas del Bierzo. Somos conscientes de que cada cosecha es diferente, el vino es un elemento vivo, en constante evolución, un nuevo reto que superar sin dejar de aprender.

En una zona de minifundio, donde apenas hay diferencias entre las fincas de diferentes bodegas, la distinción hay que hacerla en el trato del viñedo y a la hora de elaborar el vino, de ahí que la experimentación e investigación sean conceptos fundamentales en la definición de cada producto. Probamos constantemente nuevas maderas procedentes de diversas tonelerías para definir las que mejor se adaptan a la uva que cultivamos y a nuestra forma de entender los vinos. El roble que utilizamos es 100% francés.

Empezamos elaborando 10.000 botellas de un tinto joven.

La producción media actual de la Bodega ronda los 230.000 kg de uva y elaboramos siete tipos de vinos diferentes, singulares, con el ímpetu propio de la tierra y de la familia Peique. Un blanco, un rosado, un joven y cinco vinos tintos con diferente tiempo de envejecimiento en barrica. El último vino que hemos sacado al mercado es un Garnacha Tintorera de la cosecha 2011. ¡Sensacional!

La innovación es uno de nuestros principios, algo en lo que creemos. Buscamos ser diferentes en un mercado globalizado y adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes. Nos gustan los retos enológicos y la experimentación desde la viña hasta la botella. Invertimos nuestro tiempo en compartir experiencias y aprender de la tierra como una madre que aporta a la familia un carácter único.

Bajo la batuta de su enólogo y Propietario D. Jorge Peique, cataremos los siguientes vinos:

Peique Godello 2017

Peique Rosado 2017

Peique Joven 2016

Ramóm Valle 2015

Viñedos Viejos 2014

Selección Familiar 2014

Luis Peique 2014

Garnacha Tintorera 2013

Selección Familiar de añada antigua (Sorpresa para la AMS)